La menor derrama salarial y la afectación de negocios, junto con la parálisis social y económica, ha deprimido y contenido tanto su demanda como el acceso a su oferta entre los hogares y las empresas.

 

Las Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información es quizás el segundo sector esencial, después del de la salud, por su relevancia para las personas y empresas al dar soporte a nuestra vida social, educativa, informativa, cultural, romántica, de entretenimiento y por supuesto, productiva, durante la presente pandemia.

En su dinámica de largo plazo, este sector se ha caracterizado por ser procíclico en tiempos de auge económico y contracíclico en periodos de recesión. Sin embargo, esta crisis sanitaria y sus mecanismos de transmisión sistémicos hacia la macroeconomía han causado estragos económicos en una diversidad de industrias, la de telecomunicaciones no ha quedado exenta.

 The CIU ingrsoso telecom

Hoy la economía mexicana no enfrenta una, sino dos crisis. La primera inducida por la política económica del gobierno actual que provocó ya efectos recesivos desde 2019. La segunda, es aquella provocada por la pandemia que causó una parálisis social y productiva.

Conforme a las cifras oportunas dadas a conocer por el INEGI, el Producto Interno Bruto (PIB) durante el segundo trimestre de 2020 (2T-2020), se registró una contracción de 18.9% en términos anuales, acentuando de manera significativa la tendencia recesiva de trimestres previos.

Ello, advierte la dimensión de los impactos de la pandemia de COVID-19 sobre la actividad económica en México y causa una nueva depresión drástica en las expectativas de crecimiento para 2020 en su conjunto.

El efecto de la succión de la macroeconomía nacional fue tan fuerte que llevó a números rojos a todo el sector, al detonar una contención en la demanda por servicios, atribuible a la menor disponibilidad de recursos en las familias y empresas, así como derivada de la parálisis social y económica que causó el cese en la apertura de comercios y puntos de venta.

Telecomunicaciones en el 2T-2020

Medido por sus ingresos, esto es, por la venta o comercialización de servicios y equipamiento de telecomunicaciones, el sector se contrajo a una tasa anual de 10.7%, nivel nunca registrado en la historia reciente, con una contabilidad de $111,472 millones de pesos (mdp.) durante el periodo.

Esta dinámica contrasta dramáticamente con la dinámica del trimestre inmediato anterior y es atribuible, en lo principal, a la caída de 18.3% (similar a la de la economía en su conjunto) que se observó en el segmento móvil, al reducirse la contratación y consumo de servicios entre los 119.0 millones de usuarios móviles.

Este componente redujo su contribución a poco más de la mitad (53.7%) de los ingresos que se generan en el agregado sectorial, 5.2 puntos porcentuales (pp.) frente al 1T-2020, con un total de $59,814 mdp.

Ello, como resultado del traslado de la conectividad en el hogar a través de redes fijas, así como atribuible a la contención del consumo de servicios y compra de nuevos equipos, ambos provocados por el distanciamiento social y la parálisis del aparato productivo nacional.

 

Otro segmento que registra una trayectoria a la baja es el de telecomunicaciones fijas. El continuado proceso de ajuste de tarifas a la baja en estos servicios llevó al segmento a contabilizar ingresos por $23,933 mdp (participación de 21.5% del total sectorial), 6.4% menos que la cifra correspondiente al 2T-2019.

 

Por el lado positivo, el acceso a internet ha sido esencial durante la pandemia tal que se registra un crecimiento de 7.1% en los accesos de banda ancha fija residenciales y empresariales, mientras que en el servicio de telefonía fijas aumentaron 2.5% las líneas.

El único segmento que registró un avance positivo, aunque moderado, fue aquel de TV de paga y servicios convergentes con un total de $27,725 mdp., cifra equivalente a un crecimiento anual de 6.7% y una contribución de 24.9% del agregado sectorial.

La creciente preferencia y demanda por la contratación de servicios empaquetados (internet + telefonía y/o TV de paga), especialmente a partir de la implementación del teletrabajo y la teleducación, continúa impulsando la dinámica de ingresos de los operadores cableros y atenúa la caída registrada por los segmentos fijo y móvil.

 telecom ingresos

Prospectiva para 2020

En línea con las tendencias que caracterizaron a este trimestre, se prevé que este sector como muchos otros de la economía mexicana sea afectado por la crisis del coronavirus en su dinámica anual. Estimaciones oportunas elaboradas por The Competitive Intelligence Unit ya ubican en un rango por debajo de cero, entre -2.6% y -6.6%, la contracción anual correspondiente a los ingresos de telecomunicaciones en México para 2020.

 

Este rango es superior al que proyecta la autoridad en política monetaria sobre la dinámica de la economía en su conjunto. No obstante, evidencia que esta extraordinaria crisis sanitaria ha impactado todos los sectores económicos. En el de telecomunicaciones ha tenido marcados efectos negativos en las decisiones de consumo y contratación de los servicios.

La menor derrama salarial y la afectación de negocios, junto con la parálisis social y económica, ha deprimido y contenido tanto su demanda como el acceso a su oferta entre los hogares y las empresas.

Es menester dar seguimiento puntual al balance de impactos detonados por la pandemia sobre este sector durante 2020. Puesto que no existe precedente para anticipar la profundidad y longevidad de sus distorsiones en esta y otras industrias integrantes del aparato productivo nacional.