El 31 de marzo se celebra el Día Mundial del Respaldo. Nuestra información más valiosa está en constante riesgo de robos físicos, fallas del hardware y archivos corruptos, y adicional a los errores humanos, que causan 29% de este tipo de desastres, está la creciente cantidad de virus y vulnerabilidades. 

 

Abelardo Lara Country Manager de Veeam México 1Estamos en la era de los datos. Tanto los individuos como las empresas de cualquier tipo y tamaño, todos interactuamos con datos a diario. Éstos son vitales en la actualidad para que los negocios prosperen y el mundo se mueva; tanto es así que su pérdida puede traer altos costos: a modo de ejemplo, el Reporte de Administración de Datos en la Nube 2019 de Veeam indica que las empresas en México absorben costos de $95,140 dólares cada hora a causa de la pérdida de datos ocasionada por tiempos de inactividad de sus aplicaciones de misión crítica.

Este próximo 31 de marzo se celebra el Día Mundial del Respaldo, y es importante que cada uno de nosotros lo tenga presente porque, aunque no nos guste pensar en la posibilidad de que toda nuestra información desaparezca de un instante a otro, lo cierto es que esto puede ocurrir por muy diversas razones. A modo de ejemplo, World Backup Day[1] dice que cada minuto 113 smartphones se pierden o son robados, y una de cada 10 computadoras se infectan con virus al mes. Además, el 30% de la población mundial nunca ha respaldado.

Nuestra información más valiosa está en constante riesgo de robos físicos, fallas del hardware y archivos corruptos, y adicional a los errores humanos, que causan el 29% de este tipo de desastres, está la creciente cantidad de virus y vulnerabilidades. Para estar preparados ante todo esto, hemos trabajado en una guía sobre el respaldo. Seguirla, adaptándola cada uno a su situación particular, nos ayuda a garantizar que, sin importar lo que pase, su información estará siempre a salvo.

Identificar los datos más críticos. Si bien tenemos una inmensa cantidad de datos, no todos son igualmente importantes. Categorizarlos nos ayudará a tener claro en qué datos debemos tomar las mayores precauciones, así como cuáles no es necesario resguardar en absoluto.

Establecer la frecuencia de los respaldos. Con base en qué tan seguido cambia nuestra información, sobre todo la más crítica, podemos determinar qué tan seguido conviene respaldar. Es probable que una parte de la información requiera copias diarias, mientras otra, semanales, por ejemplo.

Aplicar la Regla 3-2-1. En Veeam consideramos esta regla como la forma más segura y efectiva de respaldar: significa mantener 3 copias (una primaria y dos respaldos adicionales) de los archivos críticos, guardando la información en dos diferentes medios (por ejemplo, un disco duro y un medio óptico) y una copia en un medio externo (offline).

Considerar la opción de copias continuas. En los casos en los que valga la pena, lo mejor es un respaldo automatizado y permanentemente actualizado, para que si llega a haber una pérdida estemos seguros de que podemos recuperar todo, aun lo actualizado segundos antes del incidente.

Validar la integridad de los respaldos. No es sólo crear copias; hay que verificar los archivos para asegurarnos de que los datos guardados están a nuestro alcance en caso de alguna eventualidad.

Probablemente haya fotos, documentos y contratos escaneados, textos académicos, videos y una gran serie de información y recuerdos valiosos que has perdido por diferentes circunstancias. Este próximo Día Mundial del Respaldo parece un momento adecuado para comenzar a trabajar en evitar que eso vuelva a ocurrir.

[1] World Backup Day.