Las principales variables a considerar al definir qué tipo de nube seleccionar y que funcione para el negocio, son: procesamiento, almacenamiento, gestión y seguridad.

OnCloudLas preocupaciones de seguridad y privacidad son desafíos importantes que se deben tomar en cuenta a la hora de decidir migrar a una nube, por esta razón las empresas deben seguir una estrategia de migración adecuada para determinar cómo y cuándo moverse a la nube que más convenga.

Los activos digitales de una empresa, como son los datos, pueden estar en riesgo en caso de no tener una planeación adecuada de migración a la nube; además de que el impacto en la seguridad y la privacidad, son algunos de los factores que las organizaciones deben tener en cuenta. Al respecto, Esteban Rey, CEO de On Cloud, precisa que existen cuatro formas en las que se puede gestionar y administrar datos en la nube: privada, pública, hibrida y multinube.

La elección de qué tipo de nube elegir dependerá del perfil y los objetivos de una organización o negocio; por ellos es relevante ser mucho más agresivos y competitivos con las estrategias de migración, ya que los clientes y proveedores de servicio debemos estar abiertos a formas más flexibles porque los formatos de gestión en la nube serán mucho más amplios y complejos.

Las principales variables a considerar al definir qué tipo de nube seleccionar y que funcione para el negocio, son: procesamiento, almacenamiento, gestión y seguridad.

Esteben Rey menciona que la elección del tipo de nube debe estar basada en una tecnología flexible y escalable; por ejemplo, dar de alta un proyecto empresarial u organizacional en la nube pública para que, posteriormente migrarlo hacia la multinube.

En la nube pública no se tiene que hacer una inversión importante de capital al inicio, solo se paga una renta, lo que es una oportunidad para las pequeñas o medianas empresas.