Con un proyecto de BI bien estructurado, se pueden mejorar los procesos para disminuir costos operativos, simplificar el nivel de servicio y cumplir con normas internacionales.

qlikviewEn un entorno en el que imperan condiciones económicas inciertas, cambios demográficos y una severa crisis de confianza en los mercados, el enfoque en el cliente y la gestión de riesgo son los principales factores que impulsan la rentabilidad y la participación del sector bancario. La imperiosa necesidad de disponer de información para gestionar estas prioridades obliga a los bancos a integrar la información, así como implementar iniciativas de gestión y almacenamiento de datos. Pero en el desafiante escenario actual, los prolongados y costosos proyectos de TI difícilmente constituyen una opción. Ante este panorama, un proyecto de Bussines Intelligence (BI)  puede ofrecer a los usuarios del sector bancario la visibilidad y capacidad analítica de forma rápida y rentable, lo cual facilitaría la toma de decisiones.

 

 Desafíos del sector

 

La captación y la retención de clientes adquieren un nuevo sentido en un sector cambiante como es el bancario.

 

Además de los altibajos inherentes a los ciclos económicos, los bancos deben enfrentar cambios en los mercados a causa del proceso de maduración de ciertos segmentos clave, la posibilidad de que determinados grupos de la población accedan a servicios bancarios que hasta ahora no utilizaban y las transformaciones originadas por las fusiones y adquisiciones. Esta carga de información requiere procesos de Bussines Intelligence que permitan obtener datos concretos de manera rápida, sencilla y móvil.

 

La gestión de riesgo proactivo toma vital importancia en el entorno actual. La visibilidad de las carteras de riesgo y el crédito en todos los niveles de líneas de negocio, productos, segmentos de clientes y mercados locales resulta crucial para descubrir contenidos ocultos que podrían perjudicar los beneficios y la reputación.

 

Inhibidores

 

Para agilizar y optimizar la toma de decisiones, los bancos deben superar las infraestructuras fragmentadas del sistema heredado, las líneas de negocio divididas y unas rígidas formas de entrega de la información. Además, esta complejidad se magnifica por la reciente oleada de inestabilidad así como las fusiones y adquisiciones que registra el sector. Este desafío es difícil cuando los mercados son fuertes y lo es aún más cuando la cultura de reducción de costos lo invade todo. Los bancos deben ser capaces de potenciar el trabajo de los usuarios de negocios mediante la información y, al mismo tiempo, reducir costos en iniciativas de TI a largo plazo que exijan considerables desembolsos.

 

Con un proyecto de BI bien estructurado, los directores operativos pueden evaluar cómo mejorar los procesos para disminuir los costos operativos, los responsables de TI pueden realizar análisis relativo al rendimiento de los sistemas y acuerdos de nivel de servicio (SLA), mientras los directores generales pueden simplificar sus sistemas de  reporte y el cumplimiento con la ley Sarbanes Oxley (SOX), las Normas  Internacionales de información Financiera (IFRS) y los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP). De igual manera, los administradores pueden aplicar la toma de decisiones a cualquier función del negocio, como Recursos Humanos, pago de nóminas y beneficios, planificación o presupuestos, entre otras.