La práctica de acciones sencillas como apagar las luces, desconectar los dispositivos, reducir el uso de papel y usar la correinte alterna ayuda a reducir la huella de CO2.

mllatoEl 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra, fecha para recordar que siempre es necesario cuidar del planeta y en la que recordamos nuestro compromiso con el continuo avance de acciones para promover las mejores prácticas de responsabilidad social en todo el mundo. 

Una de las maneras más sencillas para preservar nuestro planeta es prestar atención a la forma como utilizamos la energía. Reducir el uso garantiza el ahorro de recursos naturales y también ayuda a disminuir los gastos. Algunas acciones pequeñas en el día a día pueden garantizar más calidad de vida y mejoras importantes para el medio ambiente. 

Por eso, cuidar del planeta es primordial y creemos que la tecnología desempeña un papel fundamental para encontrar soluciones a los retos ambientales del mundo. La responsabilidad ambiental es un compromiso que tenemos en los pilares de nuestro trabajo y la prioridad en la conservación de energía, ayudó a que construyéramos un negocio más sostenible. 

En la región y en todo el mundo, entre nuestras prácticas medimos nuestra huella de carbono y buscamos conservar energía y recursos por medio del reciclaje y reutilización de materiales, como por ejemplo el Edificio de Bienestar en Intel Costa Rica, centro en el que la mitad de la energía para operar proviene de ocho paneles solares, donde se ahorra 44% del agua y no se utiliza aire acondicionado, sino un sistema de ventiladores de bajo gasto energético, sumado a una construcción a favor de vientos. 

En 2012 nuestra unidad en Costa Rica ahorró 49,213 metros cúbicos de agua, lo que equivale al consumo de 2,054 casas; la planta de tratamiento de aguas residuales, tiene una eficiencia de 98.7% y en reciclaje alcanzamos 80% de residuos sólidos reciclados (correspondiente a 447.2 toneladas) lo que permitió donar cerca de $29,000 dólares a los centros educativos públicos del Cantón de Belén. Respecto al consumo de energía, gracias a los programas de eficiencia operativa se logró ahorrar 1,636,456 kwh en tres meses, lo que equivale al consumo promedio de 7,541.3 casas, además de evitar el uso de 91.6 toneladas de CO2. 

Trabajamos para minimizar el impacto ambiental de nuestras operaciones y por proyectar productos que tienen cada vez más eficiencia energética. Existen productos de alta tecnología que ofrecen bajo consumo de energía y más eficiencia energética, como los nuevos procesadores de bajo consumo para la actual tercer generación del procesador Intel Core. 

Además de estos nuevos procesadores, también es importante realizar simples acciones como apagar las luces y desconectar los dispositivos cuando no estén en uso, adoptar la impresión verde, minimizar el desperdicio de papel, tomar baños más rápidos y utilizar la configuración de opciones de corriente alterna en los dispositivos electrónicos. Todos estos cambios ayudan a preservar y a mantener nuestro planeta.