El punto de la seguridad es fundamental al hablar de equipos empresariales inmersos en modelos de movilidad y consumerización.

intel logoRetomando datos del estudio la Evolución de la Fuerza Laboral, el deseo de los empleados en México de tener mayor dominio en la elección tecnológica para mejorar la productividad se ve reflejado en cifras como: 95% que asegura que Internet y otros avances tecnológicos generan mayores oportunidades de negocio. 73% de los encuestados mexicanos han solicitado a los departamentos de informática hacer compatibles los dispositivos personales y de trabajo. En tanto, un estudio patrocinada por McAfee destacó que 58% de los encuestados (responsables de la toma de decisiones de TI, administradores, consultores y analistas de seguridad) aseguran que las causas que justifican la consumerización de las TI son el aumento de la productividad de los empleados, y la mejora de la flexibilidad y el tiempo de respuesta (52%).

Con esta fuerte tendencia a la consumerización,  y el BYOD (Bring Your Own Device, comentado anteriormente), así como la de movilidad empresarial,  las necesidades de los departamentos de TI de las empresas comienzan a transformarse y surgen nuevas preocupaciones que impactan directamente en la inversión para la creación de nuevos equipos de cómputo.

Expertos en el tema de movilidad empresarial, coincidieron durante el Mobile World Congress 2012, celebrado en febrero en Barcelona que las características que debe tener la movilidad empresarial para ser un elemento que impulse la productividad son:

  • Redefinición: incluir la movilidad en los procesos, modelo de negocio y nuevos paradigmas.

  • Gestión: innovación y despliegue en la organización, adaptación a la arquitectura, costo total de adquisición de la propiedad (TCO) y retorno de la inversión (ROI).

  • Experiencia de usuario: tecnología de punta que le permita el más alto desempeño laboral compaginado con la mejor experiencia personal en el consumo de contenidos y entretenimiento.

  • Seguridad: protección de datos y la red de la compañía, así como al usuario final.

Estos dos últimos puntos son propios de la preocupación de empresas como Intel que con un sólido historial en el desarrollo de la innovación y el crecimiento de la informática mediante el empleo de activos fundamentales,  como la arquitectura, la ingeniería y el liderazgo de fabricación, han logrado la inspiración de toda la industria para que equipos como Ultrabook  lleguen al sector empresarial para ofrecer una experiencia segura y rápida en diseños delgados, ligeros y elegantes  permitiendo así el establecimiento de importantes paradigmas y modelos de negocio como la movilidad.

Tomando en cuenta estas tendencias, Intel ha destinado comprometido $300 millones de dólares de los EU para el desarrollo de equipos como Ultrabook con los objetivos de mejorar la experiencia del usuario y cubrir los principales puntos clave de los departamentos de sistemas, no importando el tamaño y giro de la empresa, habilitando la 3era Generación de procesadores Intel Core con la tecnología VPro para contribuir con la productividad empresarial. Ofrece a las empresas el rendimiento,  desempeño y flexibilidad para procesar fuertes cantidades de datos de manera confiable y sin sacrificar los grandes diseños que los usuarios empresariales desean.        

El punto de la seguridad es fundamental al hablar de equipos empresariales inmersos en modelos de movilidad y consumerización. Por ejemplo, el costo de la pérdida de datos puede afectar los resultados de una empresa considerablemente, con pérdidas que pueden llegar a millones de dólares. Una investigación realizada por Datamonitor, y encargada por McAfee, destaca el problema y demuestra que 33% de los tomadores de decisiones de IT consideran que un incidente importante de pérdida de datos puede arriesgar a su empresa.

Alrededor de 430 millones de personas fueron víctimas de ciberataques en 2011, especialmente en crímenes financieros, estima el Instituto de Naciones Unidas para la Formación y la Investigación (UNITAR). Asimismo, empresas especializadas de todo el mundo gastaron cerca de 338 mil millones de dólares en combatir estos ataques, de los cuales se estima que dos tercios correspondieron a delitos de fraude económico.5

En tanto, un estudio realizado por el Instituto Ponemon y patrocinado por Hewlett-Packard, asegura que entre las organizaciones encuestadas afectadas por estos ataques cibernéticos exitosos, las pérdidas promedio fueron de 8,900 millones de dólares, un alza de 6% desde 2011 y de 38% respecto a 20106.

Para contrarrestar estas amenazas y pérdidas económicas exacerbadas, los dispositivos como las Ultrabook cuentan con soluciones que permiten a los departamentos de TI detectar, configurar y mantener de forma automática una conexión segura con todos los equipos administrados en la red, así mismo  eliminará algunas de las principales preocupaciones del manejo de seguridad de los departamentos de TI, desde la amenaza de virus y malware hasta el aseguramiento de accesos y protección de datos mediante entornos  virtuales y físicos.

Por otra parte, la tendencia de la consumerización, BYOD y movilidad empresarial no representan un problema, pues dado el movimiento constante de los empleados y la tendencia a utilizar sus equipos tanto en el trabajo, como en el plano personal, el área de sistemas podrá configurar, diagnosticar, aislar y reparar una PC infectada con la ayuda de las funciones de asistencia y supervisión a distancia que vienen integradas en algunos procesadores Intel vPro.

El mercado de la computación personal es fuerte, continuará creciendo y los dispositivos como Ultrabook, traerán una nueva ola de innovación y reinvención de la PC, que además de darle a la gente la más completa y satisfactoria experiencia de cómputo, contribuirán a la constante evolución de la fuerza laboral, y por tanto, de los negocios.