El Cómputo en la Nube será un servicio flexible de pago por uso, pero como toda gran transición, tendrá una coexistencia con la antigua y  nueva tecnología.

intel logoLos planes de inversión anunciados por diversas empresas para los próximos años en nivel mundial ubican al cómputo en la nube como una de las principales tendencias en el mercado de tecnología. Su concepto es muy sencillo: la información, servicios o aplicaciones de una empresa están en recursos compartidos en Centros de Datos escalables, y pueden ser vistos, accedidos y manejados en cualquier dispositivo conectado a Internet, como notebooks, tabletas, Asistentes Digitales Empresariales (PDA) y teléfonos inteligentes, entre otros.

La tendencia es que el Cómputo en la Nube sea un servicio flexible de pago conforme el uso, y con el tiempo remplace algunos comportamientos del modelo tradicional de compra de tecnología; pero, como toda gran transición y cambio, tendrá una coexistencia de la antigua y la nueva tecnología.

El cómputo en la nube ya es una realidad en Latinoamérica, en especial, en las nubes privadas. Una encuesta realizada por Intel, con sus mayores clientes en el 2011, cerca de 40% tienen planes de utilizar, en la nube, alguna aplicación específica en los próximos 18 meses. Por su parte, IDC indica que durante el 2011, en Latinoamérica se invirtieron alrededor de $200 mdd en cloud computing y la expectativa es que el mercado crezca a una tasa compuesta anual de cerca de 60%, en los próximos 5 años, para lograr los $1000 mdd hacia el año 2015.

El cómputo en la nube ofrece muchas ventajas, tanto para las empresas como para el medio ambiente. Uno de los resultados más visibles es la adopción de centros de datos de mayor dimensión y más modernos servidores con mejor desempeño que además ayudan a reducir el consumo de energía y los costos de operación. Estos centros de datos también cuentan con la suficiente flexibilidad para ajustar los recursos disponibles sobre demanda.

La seguridad es el tema de mayor relevancia para el éxito del concepto. Antes de mover aplicaciones o datos a una nube privada, los clientes quieren tener plena certeza sobre la seguridad de su información. Un gran número de clientes ya están preparados para usar la nube, por lo que de manera muy activa, consolidan servidores y virtualizan sus aplicaciones.

Los profesionales de TI deben saber cómo articular los diferentes modelos de cómputo en la nube, de manera que es necesario leer y conocer sobre el tema, contando con información de los impactos, beneficios y desventajas de cada uno.

En las empresas aún se tiene a la mayoría de las aplicaciones en nubes privadas, porque la seguridad es el reto más grande para migrar a nubes públicas. Una buena práctica para iniciar con este modelo tecnológico podría ser una aplicación de colaboración a distancia que no tenga información confidencial.

También existe el concepto de nube híbrida, que tiene aspectos más complejos, como: seguridad, on-boarding, latencia y facturación.

Las previsiones de la industria de tecnología indican un impacto de 15,000 millones de dispositivos en línea y más de 3,000 millones de usuarios conectados hacia el 2015. Para ese mismo año, se prevé un aumento de 33% anual en la cantidad de tráfico de IP global en los centros de datos, lo que resultará en el incremento de la cantidad de información a almacenarse en casi 50% anual.

Necesitamos soluciones potentes que puedan operar con total seguridad y confiabilidad, sistemas de almacenamiento y comunicación. Para cubrir las necesidades de los nuevos esquemas de negocio, trabajamos con aliados de la industria para traer al mercado arquitecturas de referencias para la nube.