Para el desarrollo y alcance del máximo potencial de una empresa, es imprescindible contar con aliados confiables, de lo contrario, los problemas legales, el riesgo reputacional, la insatisfacción de los clientes y el fraude estarán siempre latentes en la relación comercial. 

 

Red flag unsplashLas alianzas comerciales son vitales para el crecimiento de cualquier empresa. De ellas depende el porvenir de ambos negocios y sus posibilidades de escalar. Sin embargo, hay un riesgo latente de que estos lazos estratégicos resulten poco fructíferos, o que incluso afecten, a una o ambas compañías.

 

Es común que al iniciar una alianza las empresas tengan claridad de lo que quieren y necesitan de su socio o proveedor y hablen de ello, pero pocas veces se habla de la parte negativa, es decir, de lo que no quieren. Esto se da particularmente en empresas que empiezan a crecer y a buscar estas alianzas, para ellas es clave detectar ‘las banderas rojas’ que les digan esta alianza es potencialmente riesgo.

 

Para el desarrollo y alcance del máximo potencial de una empresa, es imprescindible contar con aliados confiables, de lo contrario, los problemas legales, el riesgo reputacional, la insatisfacción de los clientes y el fraude estarán siempre latentes en la relación comercial.

 

Como ejemplo del desconocimiento de las actividades de los potenciales ‘partners’, resalta en los últimos años los denominados ‘Panama Papers’ y ‘Pandora Papers’, la mayor filtración de documentos confidenciales publicados hasta la fecha, y que pone al descubierto, (en el primer caso) cómo algunas figuras públicas de América Latina recurrieron en los últimos 20 años a empresas opacas para comprar mansiones, registrar lujosos yates y gestionar ganancias millonarias.

 

En el segundo caso, dicha investigación revela la inclusión de datos de cuentas bancarias y de 214 mil 488 empresas offshore conectadas con más de 200 países, las cuales en su mayoría crearon firmas en jurisdicciones consideradas paraísos fiscales -por su baja o nula tributación y el anonimato de sus dueños- y mantuvieron ocultas de las autoridades y sobre todo del fisco.

 

Tal escenario invita a las empresas a no hacer negocios ‘a ciegas’, a validar la identidad de sus aliados y a impulsar estrategias de crecimiento con socios que compartan la visión de futuro y el entusiasmo. “Finalmente, en las alianzas comerciales de lo que se trata es que los involucrados obtengan un beneficio mutuo”, agrega Robledo.

 

De acuerdo con Tu Identidad, éstas son cinco razones para no hacer negocios con una empresa:

  1. Falta de un plan de negocios. Las empresas que no son capaces de presentar un plan de acción claro y definido, difícilmente podrán cubrir las expectativas de una alianza, ya sea por falta de experiencia, claridad de objetivos o desorganización. Sea cual sea el caso, vale la pena buscar otra opción cuando un aliado no cuente con un plan de negocios bien definido.
  2. Negación para ser investigada. Si un potencial aliado se niega a ser investigado o a brindar certeza sobre su situación es momento de decir adiós. Lo ideal es que antes de firmar cualquier alianza, ambas partes presenten sus credenciales y opten por realizar de forma mutua procesos de validación de identidad, así tendrán la certeza de que la negociación transcurrirá en los mejores términos.
  3. Promesas extraordinarias. Algunas empresas pueden prometer más de lo que pueden cumplir con tal de cerrar un trato. Por ello, es importante conocer a fondo al aliado y saber hasta qué punto puede cumplir con lo que promete. Cabe destacar que iniciar una alianza y pautar expectativas mayores no siempre es recomendable, lo ideal es tener un plan de negocios integral y concreto y apegarse a él, es decir, no pedir más o menos a los socios comerciales.
  4. Inconsistencias en cuanto a los pagos o emisión de facturas. Para evitar esto es importante pactar las fechas de pago, montos y emisiones de facturas, así ambas partes tendrán certeza sobre estos movimientos.
  5. Malas referencias. Si bien la mayoría de las empresas trabajan de forma permanente para revertir las malas experiencias de clientes o aliados, es posible que algunas sigan perfeccionando esto. Una mañana referencia no engloba la totalidad del negocio, pero puede ser una señal de alerta que no hay que desestimar.