Las CDN ubican data centers en lugares estratégicos de todo el mundo, mejoran la seguridad y están diseñadas para sobrevivir a múltiples tipos de fallas y congestionamientos de Internet, reduciendo los costos y el tiempo de tránsito de la entrega de datos.

 

Logo Lumen

¿Cómo es posible que tantos sitios Web de diferentes países y empresas se vean afectados por el mismo bug? Ahí es donde entra en juego la importancia de la CDN.

 

Después de todo, ¿qué es la CDN?

 

Content Delivery Network (CDN) o Red de Distribución de Contenido es un conjunto de servidores distribuidos geográficamente que trabajan alineados para ofrecer entrega de contenido de internet de forma rápida. Esta red permite una transferencia más ágil de los activos necesarios para cargar contenido online, que incluyen videos, imágenes, páginas HTML o archivos JavaScript. Hoy, la mayor parte del tráfico se distribuye por CDN – cerca del 71% del flujo de este año, de acuerdo con un estudio de Cisco.

 

¿Cómo funciona?

 

Una CDN posee servidores en puntos estratégicos para el intercambio de tráfico de Internet (IXP) entre redes, ubicaciones principales donde se conectan diferentes proveedores para proporcionar acceso mutuo al flujo que se origina en sus redes. Las CDN ubican data centers en lugares estratégicos de todo el mundo, mejoran la seguridad y están diseñadas para sobrevivir a múltiples tipos de fallas y congestionamientos de Internet, reduciendo los costos y el tiempo de tránsito de la entrega de datos.

 

Por ejemplo, usted se encuentra en Brasil, pero le gusta leer noticias del periódico estadounidense New York Times. Aunque su Internet sea perfectamente capaz de transferir la página de la web de EU a Brasil, existe un retraso inevitable (quizás unos cientos de milisegundos). Esto puede parecer un período imperceptible, sin embargo, en sitios que generalmente contienen muchos elementos, cuando se combinan, la mejora de la velocidad a través de la CDN puede ser significativa.

 

La experiencia del usuario puede ser hasta diez veces más rápida si se logra mantener una copia de la página (o elementos de su contenido) en Brasil y entregarla a pedido. Ahí es donde entra en juego el servicio de las CDN.

 

Cuanto más online el mundo, mayor es el desafío

 

La pandemia aceleró el acceso remoto, aumentando el volumen de tráfico y las amenazas a la seguridad. Y eso hizo que el trabajo de las CDN fuera aún más desafiante. En cualquier lugar del mundo, en cualquier tipo de dispositivo, en cualquier momento del día, las personas buscan una experiencia online ágil y fluida, de manera segura y confiable.

 

El consumo de contenido de video, en todos los tipos de dispositivos, ilustra bien este escenario. Del segundo trimestre de 2019 al segundo trimestre de 2020, el consumo global de video aumentó 63% en general en dispositivos de TV conectados, tablets, consolas de juegos y celulares. Los televisores inteligentes, por otro lado, tuvieron un asombroso crecimiento interanual del 239%.

 

Lumen lanzó la solución CDN Orchestrator, para gerenciar múltiples CDN simultáneamente, también disponible en dispositivos móviles. Este proyecto forma parte de una iniciativa estratégica a gran escala para simplificar el proceso de integración y hacer que nuestra base de código sea más eficiente en todo el ecosistema de dispositivos.

 

La entrega de contenido, especialmente de medios, implica interacciones complejas y en Lumen creemos en el uso de recursos en cada etapa de este viaje para mejorar la experiencia del usuario. Pudimos ayudar a brindar experiencias ágiles que cumplen con altas demandas, ya que nuestra red de suministro de CDN está respaldada por nuestra columna vertebral, que es la red IP (con 720.000 km de rutas de fibra que sirven a más de 60 países), actuando en conjunto con servicios de Mesh Delivery y de computación de borde de alta capacidad.