Es momento de que las áreas de TI de esta industria cierren la década preparándose para lo que está por venir, pues llevarán a sus organizaciones al futuro.

Desde hace tiempo, la industria de la salud ha comenzado su camino hacia la transformación digital, sólo que éste no había sido tan palpable para sus visitantes como lo es en otros sectores. La propia naturaleza de las organizaciones de este rubro, que las lleva a un entorno de sensibilidad y discreción sobre los asuntos que se tratan al interior de sus paredes, hace complejo que se puedan volcar hacia soluciones innovadoras de cara a los clientes, por temas de seguridad, privacidad y regulaciones, entre otros. Salud 2

Sin embargo, la tecnología continúa avanzando y presentando opciones para hospitales, clínicas, laboratorios y demás empresas del sector. El 2020 es el año en el que, una vez habiendo implementado innovaciones que les permiten contar con operaciones, procesos y colaboración más eficientes en general, sin duda pondrán el ojo en otro esas tecnologías disruptivas que pacientes y visitantes han estado esperando. Pero, ¿por dónde empezar? A continuación, un vistazo a las 2 tendencias principales para esta industria, así como lo que hay que tener en cuenta en cada caso.

Must No. 1: Movilidad y BYOD

Los pacientes y sus familiares en ocasiones pasan días, semanas e incluso meses enteros en un hospital, y no tener permitido conectar sus dispositivos a la red del nosocomio es una manera fácil de aumentar su impaciencia e insatisfacción. En la era digital, es no sólo deseable sino vital brindar la posibilidad de que tanto las personas que han sido internadas como sus acompañantes y los visitantes de consultorios puedan conectarse y así sentir que el tiempo pasa más rápido.

De igual forma, también los proveedores, visitadores médicos y otros terceros requerirían conectarse en sitio para resolver algún tema que surja en el momento.

Lo que hay que considerar

Se trata de la misma red por medio de la que empleados administrativos y operativos, al igual que personal médico, laboratoristas y asistentes accedan a sistemas y aplicaciones que guardan información financiera, de clientes, programación de cirugías, planes operativos y otros elementos críticos del negocio.

Para que una estrategia de Bring Your Own Device (BYOD) sea exitosa y acorde a los tiempos actuales, las empresas de salud deben contar con un sistema de gestión de dispositivos que permita asignar permisos en la red de acuerdo con los diferentes roles de quienes estén interesados en ingresar. Las nuevas tecnologías ya permiten habilitar un BYOD de “sírvase usted mismo” para el caso de empleados y proveedores, quienes tendrán un usuario y log-in que se regirá por la serie de políticas que el administrador de la red haya considerado previamente, de forma que éste mantenga siempre el control sobre quién entra y sale de la red, qué accede y demás.

Lo que está por venir en términos de crecimiento y diversificación de dispositivos puede ser avasallador, de forma que de cara al futuro la implementación del BYOD, cada vez más necesaria, será a la vez más compleja. La mejor opción para el personal de TI del sector salud es implementar esta estrategia lo antes posible, con un fuerte foco en la seguridad, pues mientras más se demore ésta serán más los gadgets con los que tendrán que experimentar.

Must No. 2: Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas (IoT) está transformando múltiples industrias, y la de la salud no es la excepción. Desde monitores de signos vitales, medidores de energía y equipos de Rayos X, hasta dispensadores de medicamentos en el hogar controlados remotamente, expertos calculan que un total de 15 diferentes aparatos podrían conectarse a Internet (muchos de hecho ya lo hacen) para apoyar a los profesionales de la salud a ser más rápidos, precisos y efectivos en sus diagnósticos y tratamientos.

No por nada en Aruba[1] determinamos a partir de una encuesta que, para finales del 2019, 76% de las organizaciones de este sector considerarían que el IoT revolucionaría la forma en que operarían. Para el 80% de los participantes, el IoT les permitirá aumentar su innovación; para 76%, tener mayor visibilidad a lo largo de la organización, y para 73% alcanzar ahorros.

Lo que hay que considerar

Con tan variados tipos de dispositivos conectados a la red, mantener una visión amplia y certera de cada uno puede ser difícil, y si no se tiene esta visibilidad las emergencias relacionadas con intrusiones y vulnerabilidades a la red del hospital podrían convertirse en epidemias.

Como lo hemos comentado en nuestro blog[2], los equipos de IoT no son tan visibles o conocidos como los gadgets móviles comunes, de forma que es sumamente crítico que se elaboren y apliquen políticas específicas y reforzadas para estos dispositivos en particular.

Por otro lado, las empresas de salud que estén planeando implementar el IoT pueden tomar ventaja de soluciones que empleen inteligencia artificial para identificar los diferentes dispositivos, conocer el perfil de cada uno, y los usuarios u otros equipos IoT conectados, con la certeza de que esta tecnología operará según las políticas previamente mencionadas.

Por supuesto que vendrán muchas otras innovaciones que impactarán positivamente en la experiencia de quienes deben visitar o estar de paso por hospitales, clínicas, laboratorios, etcétera. La lista apenas inicia con BYOD e IoT. Es momento de que las áreas de TI de esta industria cierren la década preparándose para lo que está por venir, pues llevarán a sus organizaciones al futuro.

[1] “State of IoT Healthcare”, Aruba.

[2] “Solving Healthcare’s Headaches: Mobility and The Internet of Things”, Aruba Blog.