Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

Ahora las empresas tienen el reto de crear nuevas formas de llegar a sus audiencias, generar ese asombro al transmitir su mensaje y dejar una marca en el corazón de sus clientes, empleados o aliados.

Las marcas siempre están buscando la forma de destacar de la competencia y ofrecer su producto o servicio de una manera diferente. Sin embargo, con el acceso a Internet y la capacidad de conocer al mundo a través de una pantalla, la capacidad de asombro se ha ido perdiendo y es para las marcas cada vez más difícil dejar una impresión en sus audiencias. Eventos Corporativos Inolvidables

Este es un problema que las empresas constantemente están luchando por resolver a través de diferentes canales como publicidad, redes sociales, exhibiciones de productos y otras estrategias que buscan que la marca permanezca en la mente de sus clientes.

Sin embargo, estudios indican que no hay herramienta de marketing tan confiable como un evento memorable. De acuerdo con datos del estudio de Customer Attainment From Event Engagement, cerca del 89% de profesionales del marketing apuestan por los eventos como estrategia de crecimiento.

No basta con sólo organizar un evento, pues es necesario que este genere engagement entre los asistentes para poder convertirse en una herramienta de comunicación efectiva y hacer del evento un caso de éxito, pero ¿cómo lograrlo?

La gente se cansa de acudir a los eventos y que siempre sean lo mismo, y eso termina por perjudicar a las marcas. Ahora las empresas tienen el reto de crear nuevas formas de llegar a sus audiencias, generar ese asombro al transmitir su mensaje y dejar una marca en el corazón de sus clientes, empleados o aliados.

Según un estudio realizado por el Dr. Jaime Romano de Neuromarketing, crear una sensación de asombro durante un evento corporativo aumenta la atención de los invitados en 35%, además de aumentar la capacidad de retención 25% más, a comparación de los eventos tradicionales.

A continuación te compartimos 6 secretos que serán de utilidad para crear un evento que inspire asombro y deje una huella imborrable en la memoria de los asistentes.

1. Escucha con atención a tu audiencia

Dos preguntas básicas antes de comenzar a planear un evento son ¿quién va a escuchar mi mensaje? y ¿qué quiero transmitirles? Un error común al momento de organizar eventos es no tener en claro estos dos puntos, que terminarán por definir el formato, contenido y flujo del evento.

Sin importar el motivo del evento, es indispensable escuchar a la audiencia, ya sean empleados, prospectos, clientes consolidados o medios de comunicación, y diseñar el evento alrededor de sus expectativas y el mensaje que deseas transmitirles.

2. Recuerda que el medio es el mensaje

“Es importante lo que vas a decir pero también la manera en que lo harás”, aseguró Victor Castañeda. “Lo peor que puedes hacer es tener a alguien hablando durante una hora y luego soltar el mensaje fuerte del evento”, agregó.

Todos los eventos tienen una curva emocional, como si de una historia se tratara. Los eventos deberían contar con un planteamiento, un clímax y un desenlace, y es deber de los organizadores llevar de la mano a la audiencia para que tenga momentos de calma y reflexión, emoción y de gran entusiasmo al final. Con esto en mente, debes decidir cuál es el momento indicado para transmitir tu mensaje.

3. Busca herramientas y tecnologías asombrosas

La tecnología es un camino para tener un evento exitoso, pero no es un fin en sí mismo. El principal objetivo de tu evento debe ser impresionar a los asistentes, inspirarlos, sorprenderlos y movilizarlos, y existen muchos recursos creativos para lograrlo.

No siempre el mejor presupuesto da los mejores resultados. Se trata de aprovechar los recursos creativos, y enfocarse siempre en la audiencia y en el mensaje que quieras transmitirles.

Más que tecnologías específicas, considera qué alternativas son las adecuadas para el concepto y mensaje de tu evento.

Nada más de ver la primera imagen de un Power Point el público ya está aburrido. Tienes que emocionar a tu audiencia, por ejemplo puedes entrenar a tus empleados con una obra de teatro o ‘desaparecer’ a la competencia con un acto de magia.

4. Genera impacto visual

Aunque el componente visual del diseño pueda llegar a ser obvio, asegúrate de aprovechar su potencial de la mejor manera posible. Una investigación en el Journal of Personality and Social Psychology encontró que la vista llega a crear una sensación de “asombro” o “sorpresa” en las personas, lo que sin duda puede ser utilizado por tu marca para dejar una huella en los visitantes a tu evento.

Las situaciones que genera la sorpresa, en general, se recuerdan como agradables, además de que esto favorece los procesos de atención, las conductas de exploración y el interés o curiosidad por situaciones novedosas.

5. No dejes ningún detalle al aire

Durante un evento pensado para inspirar asombro, cada detalle cuenta y no puedes dejar nada al azar. Los elementos más básicos son el lugar, las herramientas que tienes para comunicar tu mensaje como escenario o pantallas, y el mensaje que te propusiste transmitir.

Hay empresas que por destinar mucho dinero a la ubicación o al catering descuidan elementos básicos como la calidad del sonido.

Lo recomendable es trabajar en un desglose minuto a minuto de lo que debe suceder durante el evento y revisar todo varias veces para asegurarse que todo salga impecable.

6. Diviértete

Si esperas que tu evento sea diferente, debes aproximarte a él de una forma diferente. Si tu evento está diseñado para generar asombro y la planificación está bien realizada, serás el primero en disfrutarlo.

En México tendemos a ser muy formales a nivel de empresas, pero esto no quiere decir que los directivos tengan porque dejar de lado nuevas herramientas innovadoras para comunicarse con sus audiencias y divertirse en el proceso.