Las necesidades y exigencias del usuario de TIC han aumentado lo que ha provocado que los proveedores de tecnología evolucionen de manera permanente para atender las demandas.

En las últimas décadas, la sociedad ha sido testigo de un sinnúmeros de tendencias tecnológicas en las que se ha manifestado la hegemonía de diversas plataformas: desde la era de los mainframes, pasando por el cómputo personal y la conectividad a través de las redes locales, hasta la reciente integración e interoperabilidad de todas las plataformas, así como la proliferación de servicios; convirtiéndose en premisas básicas para el desarrollo de la industria de tecnologías de información y comunicaciones (TIC), destacó Saúl Cruz Pantoja, director ejecutivo de Select.

El director señaló que los retos contemporáneos no son sólo tecnológicos, sino de negocios, porque los clientes actuales esperan rendimientos más altos de sus inversiones en tecnologías de información , y mayor comprensiòn de sus procesos de negocio. En este sentido, Cruz precisó que para que la industria de TIC cumpla con estas expectativas, tendrá que asimilar y enfrentar con éxito un nuevo paradigma llamado servicios administrados.

"El reto m
ás significativo de la industria de TIC es simplificar la proveeduría de servicios administrados para lograr su masificación. Desafío nada sencillo, que no se resolverá de forma inmediata. El diagnóstico actual indica que tanto la industria de TIC, como los usuarios potenciales de servicios administrados aún están en una etapa de definición y aprendizaje. Algunas propuestas de valor de la industria de TIC han sido poco claras para muchos usuarios, y esto ha propiciado confusión entre lo que es un servicio administrado, un servicio tradicional de TI, o incluso un arrendamiento. En ocasiones ni el proveedor, ni el contratante tienen claro el alcance de una propuesta de servicios administrados, es decir, ¿qué tipo de servicios y/o costos se deben incluir y cuáles no?, o ¿qué grado de responsabilidad tiene cada parte involucrada?, entre otros factores, mencionó Cruz Pantoja.

Estudios realizados por Select demuestran que existe un interés creciente en el tema de los servicios administrados, principalmente entre las grandes empresas y el gobierno federal. En contraste, algunos usuarios aún no consideran necesario este tipo de servicios por diversas razones como no conocer el tema, considerarlos proyectos de alto riesgo, la falta de experiencia o desconocimiento de casos de éxito en México y tratarse de servicios de costos elevados.

Sa
úl Cruz destacó que en el mercado mexicano, la penetración de servicios administrados aún es baja y aún no existen proveedores de este tipo de servicios que gocen de una participación de mercado privilegiada, ya que, incluso los grandes proveedores de servicios y de infraestructura de mayor experiencia no han logrado un buen posicionamiento en la mente de los usuarios. "Está claro que los liderazgos en este nueva era tecnológica aún están por definirse". En los últimos años, las necesidades y exigencias del usuario de TIC han aumentado radicalmente, en consecuencia, los proveedores de tecnología han tenido que evolucionar de manera permanente para atender las demandas. En el pasado, los requerimientos tecnológicos eran cubiertos principalmente por fabricantes de equipo, proveedores de servicios y algunos canales de distribución, esta situación ha cambiado.  

"Ante la tendencia disruptiva de los servicios administrados, la proveeduría de tecnología se torna más compleja y surge la necesidad de aliarse con diversas entidades de tipo financiero, operativo, logístico y en especializados en la oferta de servicios tecnológicos. La ineludible relación entre fabricantes, operadores de telecomunicaciones, outsourcers, consultores de negocio, VAR's, integradores, mayoristas especializados, Centros de Datos, entre otros, obliga a la industria de TIC a coexistir y colaborar, y a transformar su propuesta de valor en beneficio de un cliente mejor atendido y más satisfecho", concluyó el directivo.

 evolucion.jpg