Aún si existe una relación de confianza con quien se practica sexting, las personas no están exentas de que el contenido sea extraído de su dispositivo sin su consentimiento.

ESET SextingESET Latinoamérica reveló que en 2016, 30% de los participantes practicó sexting alguna vez. En 56% de los casos se utilizaron aplicaciones de mensajería instantánea como Kik, WhatsApp, Line y Snapchat; 23% lo hizo a través de redes sociales, y 15% en salas de chat.

ESET comparte unas recomendaciones para proteger la privacidad de los usuarios y evitar los peligros relacionados con el sexting Aunque esta práctica no solo compete al intercambio de mensajes de texto con contenido erótico, también incluye fotografías, videos u otro tipo de material de índole sexual, que pueda ser intercambiado a través de las nuevas herramientas tecnológicas, como redes sociales o aplicaciones de mensajería.

Camilo Gutiérrez, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica, señaló que una vez que la información es compartida, se pierde el control sobre las fotografías o videos, que incluso pueden ser difundidas de manera viral en Internet. Explicó que aún si existe una relación de confianza con quien se practica sexting, las personas no están exentas de que el contenido sea extraído de su dispositivo sin su consentimiento.

Camilo Gutiérrez comentó que esta práctica puede afectar a personas de distintas edades, pero que los menores de edad son un público muy vulnerable. ESET Latinoamérica creó el sitio Digipadres (https://www.digipadres.com/) con el objetivo de que los adultos concienticen sobre los riesgos en Internet.

ESET Latinoamérica comparte recomendaciones a quiénes realizan sexting:

  • Aplicar métodos de anonimato en el origen del contenido, a través de herramientas que permiten difuminar fotos o videos.
  • Evitar la exposición del rostro o rasgos particulares que permitan la identificación de la persona.
  • Ser cuidadoso respecto a quiénes tienen acceso al dispositivo de forma física y lógica.
  • Aplicar prácticas comunes como el bloqueo de los dispositivos.
  • Considerar aspectos técnicos, como la eliminación segura del contenido íntimo a través del borrado seguro de los datos.
  • Conectarse desde redes protegidas, evitando las de acceso público.
  • Revisar las apps y software instalado en el dispositivo, que puedan tener algún tipo de código malicioso que robe información.

Usar una solución de seguridad móvil que evite la infección con códigos maliciosos que roben información.