La factura electrónica ayudará a las empresas a impulsar su automatización con el beneficio de generar información clave para la mejor toma de decisiones y análisis de negocio. 

La transición de la facturación en papel hacia la Factura Electrónica es gradual; tan sólo 49% de las cerca de 5 millones de empresas del país aún no cuenta con un software o no utiliza algún servicio de facturación electrónica de las empresas autorizadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Una investigación de CONTPAQ i realizada entre personas morales de las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, indica que sólo 37% de las empresas que forman parte de ese 49%, planean utilizar alguna aplicación para emitir facturas electrónicas en este año; asimismo, 18% emitirá facturas electrónicas entre enero y septiembre de este año; el resto prefiere retrasar la emisión de facturas electrónicas, ya que tiene la opción de facturar en papel de Impresor Autorizado o con Código de Barras Bidimensional (CBB) ó porque está en proceso de definir los beneficios que puede traer la Factura Electrónica.

Los sectores empresariales de la industria y la MiPyME sostienen su interés por adoptar la Factura Electrónica: su adopción pasó de 36% a 47% en el caso de la micro empresa; de 77% a 82% en la pequeña; de 76% a 94% en la mediana y de 88% a 92% en las grandes empresas.

En el sector Industrial el uso de la factura electrónica pasó de 63% a 73%; en servicios de 43% a 58% y comercial de 30% a 35%.

René Torres Fragoso, director general de CONTPAQ i, señaló que la Factura Electrónica ha tenido un avance gradual y que muchos de los contribuyentes que ya la adoptaron no lo hicieron por la obligación de la autoridad, sino porque se vieron en la necesidad de conservar la relación comercial con sus clientes y proveedores que facturaban electrónicamente.